[Soldadura y Estructuras]
Ingeniero. Andres Mauricio Marin Herrera


    La siderurgia europea, en alerta.

    El Comité Económico y Social Europeo emite dos importantes dictámenes que afectan a la industria siderúrgica española. Por un lado, no es partidario de abrir el mercado a China; y, por otro lado, pide protección contra las prácticas de competencia desleal en el mercado del acero.


     

    El Comité Económico y Social Europeo (CESE) advierte del peligro de conceder a China el estatuto de economía de mercado (EEM) y pide a las instituciones europeas que fomenten una competencia leal a escala internacional y defiendan activamente el empleo y los valores europeos mediante instrumentos de defensa comercial (IDC) eficientes. En su dictamen, aprobado en su 514.º pleno del 14 de julio, el CESE se refiere a las consecuencias potencialmente catastróficas que tendría la concesión del EEM a China para la industria europea y, por consiguiente, para el mercado de trabajo europeo.

    El CESE insiste en que China debe cumplir los cinco criterios de la UE para obtener el EEM. «La industria europea debe operar en condiciones de igualdad e incumbe a la UE garantizar estas condiciones facilitando los instrumentos de defensa comercial necesarios», afirmó Andrés Barceló, ponente del dictamen del CESE sobre el tema «Concesión a China del estatuto de economía de mercado». «La concesión incondicional del estatuto de economía de mercado a China supondría una grave amenaza para la industria europea, ya que se perderían puestos de trabajo y la producción local de las pymes se vería perjudicada».

    Quedarían especialmente afectadas las industrias de producción de aluminio, bicicletas, cerámica, vidrio, piezas de vehículos de motor, papel y acero. El CESE también expresa su preocupación por el impacto en la innovación y, ulteriormente, en la competitividad del continente. «La cadena de valor industrial se vería amenazada en su conjunto y Europa correría el riesgo de perder innumerables puestos de trabajo, en particular empleos altamente especializados. Estaría en juego nuestra competitividad, ya que solo una industria fuerte tiene capacidad para invertir en investigación y desarrollo», destacó Gerald Kreuzer, coponente y miembro de la CCMI, refiriéndose a las consecuencias para la economía europea.

    El dictamen del CESE tiene en cuenta la repercusión en el empleo y el crecimiento, independientemente del aspecto jurídico y político de la concesión del EEM a China. La Comisión aún está estudiando esta cuestión y, según lo previsto, comunicará su decisión después del 20 de julio.

    «El CESE mantiene una posición inequívoca a este respecto: mientras China no cumpla los cinco criterios de la UE, no podrá ser considerada como una economía de mercado», subrayaron los dos ponentes en relación con la postura del CESE. Mientras tanto, el CESE recomienda a la Comisión que utilice una metodología no convencional en las investigaciones antidumping y antisubvenciones de las importaciones chinas, conforme al Protocolo de Adhesión de China a la OMC. Pide, asimismo, que se adopte un enfoque simplificado para aquellos sectores en los que operan las pymes para que puedan participar en los expedientes antidumping.


    Proteger a las personas y el medio ambiente 

    Aparte de poner en peligro la lenta recuperación de la industria europea y su impacto en el empleo, el crecimiento y la innovación, la concesión del EEM a China sería también un duro revés para las ambiciones europeas en materia de desarrollo sostenible y lucha contra el cambio climático. Además, solo una industria europea fuerte puede mantener redes saludables de I+D, que constituyen la base de la competitividad de Europa y son de vital importancia para el futuro crecimiento y para encontrar la forma de afrontar los grandes desafíos sociales, como el envejecimiento, la energía, el clima, la asistencia sanitaria y la movilidad. El CESE creará un proyecto específico para seguir, en nombre de la sociedad civil organizada, la cuestión de la concesión del estatuto de economía de mercado a China.


    Contexto

    Entre 2000 y 2014, los sectores industriales europeos perdieron 6,7 millones de puestos de trabajo, lo que representa un 12% de la cifra inicial de 56,3 millones. En el mismo periodo, el índice de volumen de exportaciones aumentó en un 144%.

    En China, la combinación de exceso de capacidad y débil demanda interna está llevando a un exceso de producción, que ahora intenta abrirse camino en los mercados internacionales a precios irrisorios. Si analizamos el periodo 2010-2014, las exportaciones chinas aumentaron un 49 %, el doble que en el resto del mundo. El reconocimiento incondicional del estatuto de economía de mercado de China pondría en peligro a las industrias europeas de producción de aluminio, bicicletas, cerámica, vidrio, piezas de vehículos de motor, papel y acero, en un momento en que la industria de la telefonía móvil o la producción de paneles fotovoltaicos ya han desaparecido en Europa.

    China también es el país más afectado por medidas antidumping. Mientras que la UE ha adoptado el 7 % de las medidas antidumping, China es el blanco del 47 % de estas medidas a nivel mundial.

     

    La industria siderúrgica europea necesita unas condiciones equitativas para sobrevivir. Conceder a China la condición de economía de mercado socavaría la viabilidad de la industria siderúrgica de la UE


    La industria siderúrgica europea es la base de numerosos sectores industriales y la ayuda vital para el bienestar económico y social en muchas regiones de Europa. Además de la crisis económica que ha azotado duramente a la industria siderúrgica, la avalancha de importaciones de acero realizadas en condiciones comerciales desleales ha presionado a la baja los precios del acero y ha diezmado la industria siderúrgica europea. «¡Basta ya! Tenemos que salvar nuestro acero. Tenemos que mostrar nuestro «verdadero temple» en Europa y luchar por mantener la producción doméstica europea y salvaguardar nuestra base industrial europea», manifestó Andrés Barceló, ponente del Dictamen del CESE sobre «Siderurgia: Preservar el empleo y el crecimiento sostenibles en Europa». «Es hora de crear unas condiciones equitativas para la industria siderúrgica europea». El dictamen fue aprobado en el pleno del CESE del 14 de julio.

    El CESE propugna que se vuelva a instituir rápidamente el Grupo de Alto Nivel sobre el Acero, del que también deberían formar parte la Comisión, los Estados miembros, el Banco Europeo de Inversiones, los interlocutores sociales, la industria y los sindicatos, así como la plataforma tecnológica de I+D y los centros de competencias. «La industria siderúrgica es la base de la industria europea. Necesita toda nuestra atención y no debería diluirse en un cuerpo con otras industrias que consumen mucha energía», afirmó Enrico Gibellieri, coponente del dictamen y miembro de la CCMI.

    Además el CESE, reiteró claramente su posición contra la concesión de la condición de economía de mercado a China mientras no cumpla los cinco criterios de la UE. «Conceder la condición de economía de mercado a China externalizaría el empleo, importaría contaminación y, por último, supondría el golpe de gracia para la industria siderúrgica europea», afirmaron los ponentes.


    Las principales propuestas del Dictamen son:


    Antidumping

    El CESE pide a la Comisión que aborde inmediatamente las prácticas comerciales desleales por parte de los países exportadores, en particular China, mediante la mejora de la eficacia y eficiencia de los instrumentos de defensa comercial, gracias a:

    • eliminar la «regla del derecho inferior»;
    • reintroducir el sistema de vigilancia previa para determinados productos siderúrgicos, a fin de tratar adecuadamente el problema de las importaciones desleales;
    • registrar las importaciones antes de adoptar medidas provisionales, y
    • aplicar retroactivamente los derechos antidumping y compensatorios definitivos tres meses antes de la adopción de las medidas provisionales contempladas en el Reglamento de base.


    Transparencia de las ayudas estatales

    Abordar el exceso de capacidad requiere un fuerte énfasis en la transparencia de las ayudas estatales y del apoyo indirecto a la producción de acero en los países exportadores. Asimismo, el CESE aboga por un mejor y justo tratamiento de las normas sobre ayudas estatales de la UE a la siderurgia europea.


    Inversión e impulsar la I+D

    Para garantizar la competitividad de la industria siderúrgica europea es esencial que se mantenga a la vanguardia de la tecnología. «Potenciar las inversiones en la industria siderúrgica europea para modernizar las instalaciones y los equipos, la investigación y el desarrollo de nuevos y mejores productos y procesos más eficientes debe ser un principio rector», señalaron los ponentes. Por consiguiente, es vital mantener y desarrollar la I+D del sector siderúrgico de la UE. El Fondo de Investigación del Carbón y del Acero (FICA) y el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) son instrumentos eficaces, pero igual importancia reviste invertir en la cualificación de los trabajadores. En este último caso, el CESE anima a crear una hoja de ruta de forma coordinada y en colaboración con los interlocutores sociales.

     
    Fuente: http://www.metalindustria.com/noticias/20160714/siderurgia-europea-alerta#.V5UIf_nhDIU